Comunicate con nosotrosredaccion@elguardianmdp.com

Martes, Abril 16, 2024

últimas noticias

Opinión > Columnistas Invitados

Por Melisa Murialdo12 de Julio

Casi 7 millones de argentinos trabajan desde la informalidad

En Argentina hay 3,4 millones de personas no cuentan con descuento jubilatorio y de los 3,5 millones de no asalariados, el 84,7% es informal

 

Si bien algunas personas tienen la posibilidad de tener su propia empresa o un trabajo estable y formal, hay quienes no tienen la misma suerte. Y no es raro encontrarse con trabajadores informales que deben aceptar, en ocasiones, empleos de mala calidad, con salarios bajos y largas jornadas para tratar de vivir en un país donde la inflación acumulada anual ronda el 100%.

¿Qué se conoce como informalidad laboral? De acuerdo a la Organización Internacional del Trabajo (OIT), hace referencia “a todo trabajo remunerado que no está registrado, regulado o protegido por marcos legales o normativos, así como el trabajo no remunerado llevado a cabo en una empresa generadora de ingresos”. En Argentina es el llamado “trabajo en negro”; por ejemplo, quienes trabajan desde la informalidad no cuentan con contratos de empleo seguros, obra social, asignaciones familiares, aportes jubilatorios, cobertura en caso de accidente de trabajo o un seguro por desempleo, no están dado de alta en la ANSES y sus beneficios son a discreción de lo que pacte con el empleador.

Durante el 2021, tras un trabajo realizado por la AFIP, se registraron más de 10.000 trabajadores y trabajadoras que fueron dados de alta luego de diversas campañas de inducción llevadas a cabo por el organismo. Asimismo, este año se notificaron a 200.000 empresas que son potenciales empleadores para que registren a su personal.

En dicha misiva, emitida por el ente, se establece y recuerda que “todos los trabajadores -al momento de ser contratados- tienen derecho a vacaciones, licencias, acceso a una obra social, jubilación y ART en caso de sufrir un accidente laboral.

 

El 35% de los asalariados del país no cuenta con descuento jubilatorio

Lamentablemente, esta realidad está afectando a una enorme cantidad de personas en el mundo y parece no tener freno. En el país, en particular, de los 13 millones de trabajadores activos, unos 9,6 millones son asalariados, según los datos proporcionados por la última Encuesta Permanente de Hogares. Sin embargo, 35% no cuenta con descuento jubilatorio, lo que equivale a 3,4 millones de empleados que ejercen de manera informal.

Adicionalmente, este resumen ejecutivo del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) -que contempla el cuarto trimestre de 2022- muestra que, dentro del universo de los no asalariados, que suman unos 3,5 millones de individuos, el 84,7% trabaja por cuenta propia, es decir, también es informal. En otras palabras, en Argentina habría alrededor 7 millones de personas ocupadas que no poseen un empleo formal.

Respecto a los resultados por regiones, las que registraron la mayor tasa de desocupación fueron las de Gran Buenos Aires y Pampeana, con 7,0% y 6,5%, respectivamente. Al mismo tiempo, la región con menor tasa de desocupación fue Noreste con un 3,8%.

 

Tres de cada 10 desocupados tienen estudios universitarios

“En referencia al nivel educativo de las personas desocupadas, el 71,0% cuentan con hasta secundario completo, y el 29,0% presentan nivel superior y universitario, completo o incompleto. En cuanto al tiempo de búsqueda, el 63,6% lleva buscando empleo entre 1 y 12 meses, mientras que el 36,2% lleva más de un año”, agrega el estudio.

Por otra parte, el Indec también presentó, al cuarto trimestre del 2022, el informe “Cuenta de Generación del Ingreso e Insumo de Mano de Obra”. En el mismo, se informó que en Argentina había 16.646.000 puestos de trabajos asalariados y, de ellos, 11.033.000 son blanco y 5.613 en negro. Esto representa un 2,1% más que en el 2021, cuando se registraron 15.769.000 puestos, 10.791.000 registrados y 4.978.000 no registrados.

 

Actividades que aumentaron informalidad

En cuanto a las actividades económicas que más alza tuvieron en los niveles de informalidad, se destacan cinco:
•             Una de ellas es el rubro denominado “otras actividades de servicios comunitarios”, el cual tuvo un 42,7% de nivel de informalidad en el cuarto trimestre del 2021, mientras que en 2022 aumentó al 50,1% (7,39% más). En este sector están incluidos rubros de eliminación de desperdicios, servicios culturales, deportivos y de esparcimiento, servicios de organizaciones empresariales, entre otros.
•             Asimismo, los “servicios sociales y de salud” también empeoraron sus cifras, pues 2021 el nivel era 24,2% y en el 2022 los empleados no formales alcanzaron el 31,1%.
•             Casos similares de aumento, respecto al 2021, presentaron la rama de “hogares privados con sector doméstico” (70,4%), de agricultura (66,4%) y de transporte y comunicaciones (31.4%)

 

Sectores que mejoraron sus indicadores laborales

No obstante, hubo tres actividades que tuvieron números más satisfactorios y bajaron sus porcentajes de informalidad laboral. Entre ellos:
•             el sector de la pesca, que pasó de 12,5% de trabajadores no registrados a 6,7%;
•             “explotación de minas y canteras”, de 15,4% cayó a 12,1% y
•             “hoteles y restaurantes”, que de 50,4% en 2021, pasó a 46,6% en 2022

 

La informalidad triplica la pobreza

Cabe destacar que en América Latina y el Caribe, según la OIT, las personas que trabajan en condiciones de informalidad llegan a tener entre dos y cinco veces más probabilidades de vivir en  condiciones de pobreza, una situación que se acentúa más  por el aumento de la inflación. A diferencia de las cifras oficiales del Indec, la OIT asegura que, en Argentina, el 45% de los trabajadores son informales, una cifra que representaría a más de 8 millones de personas.

En este sentido, Bárbara Perrot, especialista de empleo y desarrollo productivo de la OIT, declaró a Perfil: “Son las mujeres las que mayormente se están insertando en puestos de trabajo informales. Esto se da en un contexto de mejora del mercado del trabajo en general. Argentina viene mejorando la tasa de actividad de la población, que son las personas que buscan trabajo y que tienen; de mejora de la tasa de ocupación, pero hay un desafío muy importante en términos de informalidad”.

 

Doble sacrificio del no registrado para “empatar” el ingreso de un empleado formal

El Instituto de Economía de la Universidad Argentina de la Empresa (INECO - UADE) realizó un estudio que constató que una familia tipo, con dos trabajadores en el sector privado informal, recibe casi la mitad de los ingresos que otra con trabajos formales registrados.

Esta investigación tuvo como fin calcular cuántos días de trabajo necesita un grupo familiar para adquirir una Canasta Básica Alimentaria (CBA) y la Canasta Básica Total (CBT). En esa línea, en el caso del sector informal, se requieren 31 días al mes para la CBT; en tanto, en el sector formal, sólo se necesitan 16 días.

Igualmente, el reporte estima que, con los ingresos de los hogares para marzo de 2023, el 28,3% de la población total no cubre la CBA, es decir, la línea de indigencia, y el 69,9% no cubre la CBT (la línea de pobreza).

En este contexto, el documento de la UADE manifiesta: "Teniendo en cuenta que un argentino que trabajó en relación de dependencia en el sector privado formal tuvo un salario neto promedio de $211.797, y en el informal el promedio de ingresos fue de $110.210, la brecha alcanza el 92%". Además, una familia tipo en el sector formal percibió un ingreso promedio de $372.273, entretanto, en el sector informal fue $188.459.

Finalmente, respecto a las salidas familiares, como al cine o a comer, el informe señaló que para una familia tipo, con dos hijos, el costo era de $15.440 en marzo de 2023. Ante esto, una familia con 2 ingresos en el sector formal tuvo que trabajar 1,3 días para poder hacerlo. Aunque, en el sector informal, la situación fue otra y se necesitó 4,3 días para una familia con un solo ingreso y 2,5 días para una familia con dos ingresos.

Si bien esto es solo un ejemplo de la desigualdad que se vive en el país, lo cierto es que el problema es mucho más profundo. Por ello, urgen medidas que promuevan la formalidad y el empleo digno, con salarios y derechos laborales que beneficien a todas y todos los argentinos.

 

Columnista Invitada – CPN Melisa Murialdo
Analista y Editora de Datos Económicos y Estadísticos de América Latina

Dejá tu Comentario

Complete los siguientes datos.

Cada vez más personas en Argentina, como usted, están leyendo y apoyando el periodismo de investigación independiente de El Guardián MdP.
Cada contribución del lector, grande o pequeña, es muy valiosa y esencial para proteger nuestra independencia editorial. Si puede, apoye a El Guardian MdP hoy desde tan solo USD 1.

donar

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar navegando usted acepta nuestra política de cookies.

Acepto

Contacto

Complete el formulario para contactarse con nosotros.

redaccion@elguardianmdp.com