Comunicate con nosotrosredaccion@elguardianmdp.com

Viernes, Febrero 26, 2021

últimas noticias

Opinión > Columnistas Invitados

Por Lic. Melisa Mirabet11 de Diciembre

Abrirnos más allá de nuestras propias opiniones

En una oportunidad, Mariana se presentó en el consultorio como todos los jueves.

Consultada acerca de cuanto hace que no veía a su hermana, ya que frecuentemente la mencionaba, expresó que dejó de verla porque “siempre le venía con alguna pálida” y “Si tiene problemas, que se busque un psicólogo, como hago yo en este momento”. Enunció que tenía poco tiempo en la semana y que cuando compartía un café con alguien prefería “que le vengan con cosas lindas”.

Era completamente válido el deseo de Mariana, de poder compartir un buen momento y querer escuchar buenas noticias, sobre todo cuando en la vorágine del día se encuentran pocos espacios para poder estar con los demás. Sin embargo, era completamente válido también para su hermana, poder quizás contar con alguien de la familia que simplemente “le preste un oído”.

Juan, un amigo de muchos años, expresó en una oportunidad que se alejó de un compañero de trabajo porque cada vez que se juntaban a la salida de la jornada laboral, las respuestas que recibía de su compañero se resumían en un “no te hagas drama que no es para tanto” y había entendido que al final, su compañero prefería más esa cerveza del after office que entablar un diálogo y porque no, poder hacerse amigos.

Estas situaciones seguro son coincidentes con lo que atraviesan muchas personas en sus vínculos interpersonales, ya sea familiares o de amistad, por lo que nos lleva quizás a poder interrogarnos ¿Qué sucede con los vínculos y la capacidad de escucharnos?

Cuando intentamos dar respuesta a ello, es importante tener en cuenta algunas cuestiones, como ser que los vínculos afectivos necesitan de la conexión, relación, entendimiento y como ya mencionamos, ello se logra a partir del diálogo y que todas las personas expresan lo que piensan y les sucede con las capacidades comunicacionales que tienen, que pueden no coincidir con las nuestras.

Por ello si bien es importante cómo se comunica el otro, hay que aceptar radicalmente que nosotros no podremos cambiarlo, considerando que, si el otro atraviesa una dificultad, la expresa básicamente como puede y si para nosotros es importante conservar la relación, el contenido puede aprender a escucharse, lo cual nos permitirá aumentar la empatía y la tolerancia y será una valiosa virtud para cultivar como personas.

Dialogar es una capacidad y necesidad de los seres humanos para relacionarnos con quienes nos rodean y fortalecer los vínculos creados, somos seres sociales y desde nuestra evolución y desarrollo aprendemos a compartir con un otro.

La comunicación es un es un valor fundamental en el área interpersonal y, sobre todo, cuando se trata de vínculos que son cercanos, el dialogo y la palabra favorecen el intercambio, la conexión y propician el entendimiento para poder conservar y fortalecer las relaciones.

Para que exista un verdadero diálogo, es importante tener la capacidad de escucha, es decir que para compartir un pensamiento y conectar con el de otro, no hay que sólo oír, sino hay que tener una intención en aquello que el otro expresa y de forma voluntaria poder conectar con aquello que se nos comunica. Aprender a escuchar para mantener un diálogo es una capacidad que puede aprenderse, pero que sobre todo tiene que practicarse y cultivarse. Saber escuchar aumenta la capacidad y calidad de las relaciones porque nos ayuda a conocer al otro, permitiendo que aumente la confianza y como consecuencia permite la contención, el respeto y la cooperación.

 

Lic. Melisa Mirabet - Psicóloga Clínica MN. 65.390
Directora de SEPSIAT
Psicoterapeuta Cognitivo Conductual
Redes: Instagram @melisamirabet
http://sepsiat.com.ar/

Dejá tu Comentario

Complete los siguientes datos.

Cada vez más personas en Argentina, como usted, están leyendo y apoyando el periodismo de investigación independiente de El Guardián MdP.
Cada contribución del lector, grande o pequeña, es muy valiosa y esencial para proteger nuestra independencia editorial. Si puede, apoye a El Guardian MdP hoy desde tan solo USD 1.

donar

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar navegando usted acepta nuestra política de cookies.

Acepto

Contacto

Complete el formulario para contactarse con nosotros.

redaccion@elguardianmdp.com